Él nos dio vida cuando estábamos muertos en delitos y pecados

 Hoy en día la mayoría de la gente no percibe estar muerta en espíritu y pertenecerle a Satanás. Por eso, quienes son engañados por Satán, caen en el ingenuo pensamiento de que, "aunque todavía cometo pecados en mi vida, iré al cielo por la gracia de Diossiempre y cuando me esfuerze por guardar los mandamientos y por vivir una vida buena de acuerdo con la Palabra de Dios." Pero como podermos ver en la Biblia, todos estamos muertos ante la perspectiva de Dios a menos que la vida de Jesucristo entre en nuestro corazón. Por ende, nada de lo que nosotros hagamos nos puede ayudar a nacer de nuevo.

 

Todos estos arboles estan muertos

 La Biblia dice en Efesios 2:1, " Y él os dio vida a vosotros cuando estábais muertos en vuestros delitos y pecados." Lo que esta escritura significa para nosotros es que antes de haber nacido de nuevo recibiendo el perdón del pecado, todos estábamos muertos ante los ojos de Dios, aunque pueda ser que nos hayamos esforzado por vivir una vida buena de todo corazón.

 Una vez transplantamos los árboles de pino que rodeaban nuestro centro de retiros en la montaña. Con el fin de hacer un estanque de agua, debíamos eliminar algunos de los árboles de pino. Aunque obtuvimos el permiso necesario de parte del Departamento Forestal, los árboles nos eran demasiado buenos como para destruirlos. Por eso, decidimos transplantarlos al otro lado del centro de retiros. No fue fácil transplantar árboles tan grandes. Primero los desarraigamos con una excavadora y después estiramos sogamos alrededor de las raíces para poder conservar la tierra que las cubrían. Al final todos esos inmensos árboles pudieron ser transplantados por medio del esfuerzo en equipo de muchos hermanos. Claro, no se nos olvidó remover la tierra de los nuevos hoyos antes de transplantarlos, ni tampoco se nos olvidó colocar soportes de madera tras transplantar los árboles. Después de haber transplantado unos 20 árboles de esta manera, nos sentíamos extremadamente satisfechos. Además, todos los árboles lucían muy saludables a nuestros ojos.

 Un tiempo después, un oficial del Departamento Forestal vino a nuestro centro de retiros. Miró hacia los árboles que habíamos transplantado, y se rió. Nosotros no sabíamos por qué se reía. Después nos preguntó, "¿Quién transplantó estos árboles?" "Nosotros mismos." "¿Ustedes creen que estos árboles están vivos?" "¡Sí, claro! No hace mucho transplantamos los pinares de nueces y están creciendo saludablemente hasta ahora." Pero, inesperadamente nos dijo, "Los pinares de nueces sobrevivirían a como sea, pero un árbol de pino es totalmente diferente. Cuando uno transplanta un árbol de pino, se debe mantener la orientación que tenía antes. Es decir, las ramas que estaban extendidas hacia el norte deben ser colocadas hacia el norte, y las que estaban hacia el sur, deben quedar en dirección al sur. Como a estos árboles no se les colocó en su dirección apropiada, todos están muertos." No podíamos creer lo que no dijo. Pero después de irse él, con el paso del tiempo todos los árboles empezaron a marchitarse. Al final todos murieron. Lo que sucedió con esos árboles me hizo pensar profundamente. Desde nuestro punto de vista, esos árboles estaban vivos, por eso hacíamos lo más que podíamos por cuidar de ellos. Pero cuando el oficial del Departamento Forestal vió los árboles, para él ya todos estaban muertos. Aunque por algún tiempo las hojas se veían verdes y frescas, al final todos se murieron.

 El mundo de la fe es muy parecido. Ante la vista de Dios, todos estábamos muertos antes de nacer de nuevo. Sin embargo, la mayoría de las personas tienen un punto de vista diferente desde el principio. Por ende, ellos creen que podrán lograr algo si ponen de todo esfuerzo físico. En nuestros días, sin haber experimentado el nacer de nuevo, un gran número de personas creen que son cristianos porque asisten a la iglesia. Lo que es más, creen que recibirán el galardón celestial con tal que le sirvan al Señor.

Y sin embargo, de acuerdo con la palabra de Dios en Efesios 2:1, estamos muertos a menos que regresemos a la vida por medio de Jesucristo. ¿Qué podía el Lázaro muerto hacer por volver a la vida al yacer acostado en la tumba? Por más que escudriñemos, no vamos a encontrar registro alguno en San Juan capítulo 11 que diga que Lázaro hiciera algo por hacerse volver a la vida. Lo único que su cuerpo hacía era simplemente estarse pudriendo en la tumba. Pero sus dos hermanas habían informado a Jesucristo de la enfermedad que tenía y le habían solicitado venir apresuradamente. Jesucristo vino a la tumba, hizo quitar la piedra, y dijo, "¡Lázaro, sal fuera!" La palabra de Jesucristo entró en Lázaro el muerto y le trajo a vida.

 

CUALQUIER COSAS QUE HAYAMOS HECHO ANTES

 Hay multitudes de personas que creen para nacer de nuevo tienen que esforzarse por hacer algo, como orar fervientemente, o ayunar continuamente. En la realidad no hay nada que nosotros podamos hacer para nacer de nuevo. ¿Entonces quién es el que debe trabajar por su salvación? Tenemos que entender que la salvación se puede recibir solamente por medio de la obra de Cristo Jesús, y no por obra humana alguna. Por ende, quién desee nacer de nuevo debe comprender una obvia verdad. Esa verdad es que nosotros debemos desechar todo lo que hayamos hecho antes por nosotros mismos. Por ejemplo; sinceras oraciones, fiel lectura de la Biblia, evangelismo entusiasta, y cosas semejantes. Y es entonces que necesitamos descubrir lo que Jesús hizo por nosotros.

 

Lázaro no oró rogando, ni trabajó por sí mismo por volver a la vida. Jesucristo vino a la tumba, removió la piedra, y le dijo, "¡Lázaro, sal fuera!" Las palabras de Jesucristo trajeron a Lázaro de muerte a vida. De igual manera, aún en estos días, solamente la obra de Jesucristo nos puede traer a la vida. Cualquier cosas que hayamos hecho anted de haber nacido de nuevo son sin valor ante Dios. Claro, la gente puede leer la Biblia o orar diligentemente, aún antes de nacer de nuevo. La gente las podrá considerar ser buenas obras, pero todas esas cosas que hicimos antes no son de valor ante la perspectiva de Dios. Dios simplemente las consideraría como obras inútiles de muertos. Hay muchos que creen merecer ir al cielo porque oran o evangelizan con mucho entusiasmo. Esto es una idea muy equivocada, ya que no podemos nacer de nuevo por medio de cosas que nosotros hayamos hecho.

 "Y él os dio vida a vosotros cuando estabáis muertos en delitos y pecados." (Efesios 2:1)

 Si no nos esforzáramos por volver a la vida por nosotros mismos, Jesucristo nos traería a vida. Justo así como Lázaro nada hizo para volver a la vida pero fue resucitado por Jesucristo, la obra de la generar vida solamente la puede hacer uno que vive, no por un muerto. Es por eso que cualquier cosa que hicimos antes es inútil.

 En San Mateo capítulo 7:22,23, Jesús dijo: "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad."

 Lo que estas escrituras nos dicen es que hay un gran número de personas que actúan como profetas, echan fuera demonios, y hacen muchos milagros, a pesar de no ser ni siquiera nacido de nuevo. Lo que hacen es precisamente establecer su propia justicia por medio de las cosas que hicieron para sí. Como resultado llegaron a creer que todas las cosas que hicieron antes les sería de ayuda para hacerles entrar al cielo.

 Desafortunadamente, esa es la más ingenua forma de pensar. Nada de lo hayamos hecho en el pasado nos puede ayudar para ir al cielo, ni para nacer de nuevo. Hay muchos que piensan así: "Yo definitivamente voy para el cielo porque le estoy sirviendo tanto a Dios así. Estoy seguro que nací de nuevo porque sino, ¿cómo podría yo servirle así a Dios?" El nacer de nuevo no es asunto que se pueda lograr por nuestra obra o esfuerzo. Aunque intentáramos llevar una buena vida de acuerdo con la palabra de Dios u obecer los mandamientos durante nuestra vida, todas esas obras serían inútiles ante Dios. En base a esto, la fe genuina no implica que nosotros debamos hacer algo por nosotros mismos, sino mas bien que solamente necesitamos recibir lo que Jesús hizo por nosotros. Es absolutamente erróneo pensar que Dios me bendecirá por haber hecho muchas obras. Aunque profetizáramos, echáramos fuera demonios, hiciéramos milagros y hasta ayudáramos a los pobres, todas esas obras nuestras y esfuerzos no significarían nada para Dios. Cuando nosotros nos tengamos que presentar ante Dios, lo único que necesitamos presentar ante Él para ser aceptados es lo que Jesucristo hizo por nosotros. Es decir, lo único que podremos traer con nosotros aquel día es la verdadera fe. "Señor, lo que Jesucristo hizo por mí se ha convertido en mi justicia!" Debemos percibir que Dios no puede aceptar nada hecho por muertos.

 

EN TIEMPOS PASADOS CUANDO PERTENECIAMOS A SATAN

La Biblia sigue diciendo en Efesios 2, "en los cuales anduvisteis en otro tiempo siguiendo la corriente de este mundo, conforme al principe de la potestad del aire, el espiritu que ahora opera en los hijos de desobediencia¡¦" La frase, "¡¦en otro tiempo¡¦", es decir, 'antes de nacer de nuevo', significa que la vida de Jesucristo aun no entraba en el corazon. En el mundo hay dos espiritus, uno es el Espiritu de Dios y el otro es el de Satan. La Biblia nos dice que todos estamos bajo el principe de la potestad del aire, Satan. Hay un ejemplo de esto en el libro del Exodo.

Cuando los israelitas eran esclavos del faraon en egipto, a pesar de lo mucho que se esforzaban en su situacion, no hacian mas que construir las ciudades de almacenaje de Piton y Ramases para el faraon. En otras palabras, a pesar de todo su esfuerzo, lo que ellos hacian no era en beneficio propio sino que solamente era para la ganancia del faraon. Aunque se esforzaran por hacer los ladrillos, y luego construian el palacio lo mejor que podian, lo que construian no era un templo de Dios. De igual manera, desde que Adan y Eva desobedecieron se rebelaron y le dieron las espaldas a Dios, todo ser humano llego a pertenecerle a Satanas.

Seguramente habra alguno que dira, "no, eso es llevar las cosas demasiado lejos, pues para mencionar solo algunas de las cosas buenas que hice, toda mi vida me esforze por hacer el bien y hasta ayude a los pobres en lo mas que pude. ¢¯Y usted me dice que todo eso no tiene valor alguno ante Dios?" Sin embargo, mientras vivimos siendo esclavos del principe de la potestad del aire, lo unico que podemos hacer es ir contra Dios y convertirnos en enemigos suyos. En Romanos 8:7 esta escrito, "Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden,". Al estar en la carne, o sea antes de que nacemos de nuevo, tiempo en que le perteneciamos a Satanas, todo lo que haciamos era para Satanas y no para Dios, aunque hayamos creido que eran buenas obras que haciamos para Dios.

Es por eso que Dios primero debia librarnos a nosotros que nos hallabamos impotentes ante Satanas y que no podiamos mas que rebelarnos contra Dios bajo su dominio. La unica obra hermosa ante los ojos de Dios fue la del Senor Jesus a favor del hombre. Asi como Lazaro no podia hacer cosa alguna por volver la tumba a la vida, y asi como todo lo que los israelitas hacian era para el faraon y no para Dios, asimismo todo lo que nosotros hicimos hasta antes de nacer de nuevo es inutil y sin valor ante Dios aunque nos hubiera parecido algo bueno a nuestros propios ojos. Por eso la Biblia dice en Efesios capitulo 2 que antes de haber nacido de nuevo, nos hallabamos muertos, seguiamos a Satanas, andabamos en pos de los deseos de la carne y de los pensamientos, y que eramos por naturaleza hijos de ira. Pero Dios, que es rico en misericordia nos dio vida juntamente con Cristo cuando estabamos muertos en pecados.

Hoy, como el resultado de haber sido enganados por Satanas, todo lo que la gente hace es bueno ante su propia mirada, y muchos creen que Dios tambien lo mira igual que ellos. Pero cualquier cosa que un muerto hiciera para Dios es sin valor ante para El. Dios mira lo que Jesucristo hizo por el ser humano como la unica viva y verdadera obra. ¢¯Que podemos nosotros, que nos encontrabamos muertos en delitos y pecados, hacer para volver a la vida y para sentarnos en los lugares celestiales con Cristo Jesus?

 

SI TENEMOS AUN UN POCO DE EXPECTATIVA PUESTA EN LO QUE HICIMOS

La vida en la que podemos disfrutar de la gloria celestial se puede lograr solamente por medio de la completada obra de Jesucristo. Ni siquiera un porciento de nuestra obra ayudo a Cristo en cumplir su obra. Ni hace falta decir que nosotros podriamos poner de nuestro esfuerzo y diligencia pero que todavia no significa que vayamos a recibir la salvacion gracias a eso, ni que Dios se vaya a agradar por nuestro esfuerzo. ¢®Que abominable! Hoy en dia, la gran mayoria de personas no reconocen estar muertos en espiritu ante Dios y que son de Satanas. Por eso, quienes son enganados por Satanas, caen en el ingenuo pensamiento de que, ®aunque todavia cometo pecados en mi vida, me ire al cielo por la gracia de Dios siempre y cuando me esfuerze por cumplir la ley, y lleve una buena vida de acuerdo a lo que la Biblia enseñaa.

Sin embargo, a como leemos en la Biblia, dice que todos estamos muertos desde la perspectiva de Dios a menos que la vida de Jesucristo entre en nuestro corazon. Por ende, cualquier cosa que nosotros hagamos no nos puede ayudar a nacer de nuevo. Los pinos que transplantamos a nosotros nos lucian muy bien, pero todos estaban muertos desde tiempo atras ante la perspectiva del oficial del Departamento Forestal. De la misma manera, cuando Dios nos mira, todos nosotros estabamos muerto desde el principio. Aunque el resultado de nuestras obras sean buenas o no, todo lo que hacemos simplemente es obra de muerte. Aparte de la obra de JesuCristo, no hay ninguna otra obra que nos pueda llevar al reino de Dios.

Toda obra aparte de la de JesuCristo es inutil ante Dios. Esta verdad nos explica claramente el porque debemos depender y mirar solamente la obra de Jesus. ' Porque por gracia sois salvos por medio de la fe¡¦'(Efesios 2:8). En este verso sale la palabra 'fe'. La fe no significa que yo tenga que hacer algo diligente. La palabra fe significa de que uno debe recibir lo que Jesus ha hecho en lugar mio, ya que mis obras son in"inutiles ante El. Hoy dia muchas personas malentienden la palabra 'fe'. Muchos piensan que la fe significa que uno mismo debe cumplir la palabra de Dios en sus vidas. Sin embargo eso no es fe. La fe en JesuCristo es aceptar lo que Cristo habia hecho por mi. La verdadera fe es aceptar el castigo del pecado que Jesus habia recibido en la cruz.

Para nacer de nuevo, no debemos obrar sino desechar toda obra que hemos hecho aceptando lo que Dios ha hecho por nosotros. No podemos poner nisiquiera un solo porciento de nuestra obra u esfuerzo en la obra de JesuCristo para presentar ante Dios. Si esperamos algo de nuestras obras debemos entender que esa actitud viene de la incredulidad que tenemos en JesuCristo. Si las personas tienen esperanzas en si mismos, ellos estan llevando una vida de fe erronea. En aquel dia cuando estemos ante el juicio de Dios apoyando la obra de JesuCristo y cuando estemos proclamando 'Oh Dios Yo soy un siervo inutil pero JesuCristo lo hizo todo por mi.

Dios estara muy alegre de recibirnos. Es mas, si cualquiera que este ante Dios con la actitud de presentar su propia obra como las personas en San Mateo capitulo 7:22, 'Muchos me diran en aquel dia: Senor, Senor, no profetizamos en tu nombre?, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?'. Ninguno de ellos tendran excusa siendo desechados a la eterna destruccion. No tendran ninguna oportunidad sino que escucharan lo que Jesus dijo en San Mateo capitulo 7:23, ' Nunca os conoci; apartaos de mi hacedores de maldad.



Contenidos