Elimelec, Quien Dejó Belén Por Evitar el Hambre


Dios nos quiere llevar al mundo de su gracia y hacernos permanecer allí.   Pero muchos desertan de la gracia y se vuelven a las obras. Cuando el hijo prodigo dejó la casa de su padre, él creyó que todo le saldría bien. Elimelec también creyó que todo marcharía bien al dejar la tierrra de Canaán.   Trágicamente sus vidas quedaron completamente arruinadas. De igual manera muchos hoy en día están equivocados al pensar que si se esfuerzan por orar y vivir una vida virtuosa todo les saldrá bien.


¢¯De donde vienen los cambios en la vida?


En San Lucas 15, hay una historia de un segundo hijo, un hijo prodigo que dejo la casa de su padre y viajó a una provincia apartada, pero luego regresó.  Mientras vivía en la casa de su padre, vivía una vida muy cómoda y próspera rodeada de siervos que le atendían, pero su vida empezó a desboronarse pronto después de haberse separado de su padre.  Llegó a estar tan mal que hasta ansiaba saciarse de las algarrobas que comían los cerdos.  Estaba muriendo de hambre.  Un día, cuando volvió en sí, decidió regresar a casa de su padre.  Se dijo a sí mismo, ¡°¢®Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!¡±  Sin embargo, soprendentemente, apenas regreso a casa de su padre, su vida fue completamente diferente a la que llevaba anteriormente en la que buscaba comer algarrobas ante el hambre.  Nuevamente pudo vestir las mejores ropas y comer de lo mejor teniendo muchos servidores.  Nuevamente podía poseer lo suyo, cual hijo.  La vida de este segundo hijo no dependía en lo sincero, virtuoso o diligente que fuera.  Dependía de si habitaba en o fuera de la casa de su padre.  Mientras permaneciese en la casa de su padre podía vestir ropa fina, comer buena comida y vivir en una hermosa casa, aunque durmiera hasta tarde todos los dias, se comportara mal de vez en cuando, o viviera sin orden.  Sin embargo, al dejar a su padre, no le quedaba más opción más que comer algarrobas en una porqueriza, aunque se hubiera esforzado por vivir una buena vida.  De igual manera, aún en estos días, nuesta vida depende de si estamos en Dios o no.

En el principio, Adán y Eva llevaron una feliz vida dentro del jardín del Edén.  Mas un día, fueron tentados por la serpiente.  Ellos se volvieron contra la voluntad de Dios.  Apenas dejaron a Dios, la muerte, el temor, la culpabilidad, la enfermedad, y el dolor entró en sus vidas.  Dios quiere cambiar nuestros corazones para que nosotros, que le habíamos abandonado, podamos regresar y presentarnos ante El.  Es por eso que nos escribió la parábola del hijo prodigo y muchas otras historias que aparecen en la Biblia.

En Rut capítulo 1, leemos la historia del esposo de Rut, Elimelec, Noemí, Mahlón y Quelión.

¡°Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra.  Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos.  El nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Juda.  Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí.¡± (Rut 1:1-2)

Belén de Judá era un lugar en la tierra de Canaán escogido por Dios con un propósito especial.  Como el hombre había caído en pecado, Dios sabía que no eran capaz de librarse del pecado por sus propias obras o esfuerzos, ni tampoco podían regresar ante El por sí mismos.  La humanidad estaba manchada totalmente de pecado.  Justamente, Dios debia maldecir la humanidad y lanzarlos a la eterna destrucción.  Pero Dios cambió de pensamiento y se propuso salvarles por medio de su Hijo, Jesucristo.  Por esa razón, Dios le permitió al hombre continuar sobre esta tierra, y esperó hasta el momento en que viniera Jesucristo.  Dios nunca esperó que el hombre viviera una vida sincera y pura ni que limpiaran sus pecados por sí mismos y le agradaran a El cumpliendo la ley perfectamente.  Aunque pudiéramos trabajar arduamente y pusiéramos todo nuestro esfuerzo, no podríamos satisfacer a Dios.  No sólo eso, sino que tenemos que comprender que no podemos alcanzar la medida de la justicia que Dios requiere, ni detener la maldición que en el futuro tendremos que enfrentar por causa de nuestra obra.  Para hacernos comprender esta verdad enteramente, Dios a través de toda la Biblia escribió que solamente podemos recibir la bendición por medio de la gracia de Jescristo, no por nuestra obra o esfuerzo.  


LA MALDICION ESTABA SOBRE ELLOS DESDE EL MOMENTO EN QUE DEJARON BELEN


Dios escogió a Abraham como un conducto por el cual traer la promesa del Cristo a este mundo.  La voluntad de Dios era salvar a toda la humanidad por medio de Jesucristo quien nació como descendiente de Abraham.  ¢¯En qué lugar fue que Dios quería cumplir su voluntad por salvarnos a través de Jesucristo?  Dios habia planeado cumplir su obra de salvación en la tierra de Canaán, no en tierra de los Caldeos donde Abraham moraba.  Dios se le apareció y le dijo a Abraham, ¡°Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.¡± (Génesis 12:1).  Dios queria cumplir su voluntad en la tierra de Canaán.

Esa fue la razón por la que Dios sacó a Jacob de Padan-Aram a Canaán otra vez.  Mientras Jacob se dirigia a Padan-aram para huir de la vista de su hermano Esaú, Dios se le apareció y le hizo una promesa en Bet-él diciendo, ¡°He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.¡± (Genesis 28:15)

Jacob se encontró y enamoró con Raquel en Padan-aram.  Estando profundamente enamorado con Raquel, se olvidó completamente de la promesa de Dios a tal punto que no insistiría por volver a tierra de Canaán con tal de tener una gran familia.  Pero Dios ya sabía de esto, por eso de antemano había ya hecho un pacto con Jacob.  Tal como Dios lo había prometido, dirigió a Jacob de regreso a la tierra de Canaán.
Algún tiempo después, Dios dirigió a Jacob (Israel) y su familia a descender a Egipto y los volvió a traer a tierra de Canaán nuevamente.  Aun cuando los israelitas fueron capturados en Babilonia, Dios todavía los dirigió para que regresaran a tierra de Canaán.  Como podemos ver, la voluntad de Dios se enfocaba en la tierra Canaán.  De manera especial, Belén fue escogido como el lugar de promesa donde debía nacer el Mesías.  

Regresando al libro de Rut; Elimelec, suegro de Rut, había abandonado la tierra de la promesa, Belén, cuando hubo un hambre.  Cuando la dificultad llego, él abandonó la promesa de Dios y descendió a los campos de Moab.  Esto fue así porque ante el pensamiento y juicio de Elimelec, la tierra de Moab parecía más conveniente que la tierra de Belén.  Así comienza el libro de Rut.  Los campos de Moab no tenían relación con la promesa de Dios.  Elimelec no entendía la promesa de Dios.  Por eso dejó Belén sin mayor consideracion.

¡°El nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá. Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí.  Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedo ella con sus dos hijos, los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa; y el nombre de la otra, Rut; y habitaron allí unos diez años. Y murieron también los dos, Mahlón y Quelión, quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido.¡± (Rut 1:2-5)

Apenas dejaron la tierra de Cannán, la maldición empezo a venir a sus vidas.  Elimelec murió, y sus dos hijos murieron uno tras otro luego de haberse casado con mujeres moabitas.  Noemí, la esposa de Elimelec, tuvo que vivir en dolor junto con sus dos nueras, Orfa y Rut.

Durante esos tiempos, Noemí oyó decir que el Señor había visitado a su pueblo para darles alimento.  Así es que ella regresó a Belén en tierra de Cannán con su nuera Rut.  En Belén, ella recibió la bendición de Dios.  Esto resume el libro de Rut.

La razón por la que Elimelec murió y Noemí se fue a la ruina, no fue porque fueran personas insensatas.  La falta de esfuerzo o buenas obras no fue el motivo tampoco.  La única obvia razón es que habían dejado la promesa de Dios.  Al regresar a la tierra de Canaán, Noemí y Rut eran viudas que habían perdido sus maridos, propiedades y todo lo demás, que ahora, con una actitud de corazón, buscaba recibir la gracia de Dios.

¡°Anduvieron, pues, ellas dos hasta que llegaron a Belén; y aconteció que habiendo entrado en Belen, toda la ciudad se conmovió por causa de ellas, y decían: ¢¯No es ésta Noemí? Y ella respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso.¡± (Rut 1:19-20)

El significado del nombre Noemí es ¡®placentera¡¯.  El nombre Mara significa ¡®amargura¡¯.  Cuando Noemí regresó a Belén la gente preguntaba, ¡°¢¯no es ésta Noemí?¡±  Es decir, ¡°¢¯no es esta placentera?¡±  Noemí respondió en angustia, ¡°No me llaméis Noemi, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso.  Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías.  ¢¯Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido?¡±
Sin embargo, desde el momento en que regresaron a Belén, Dios les restauró todo, y dio de su maravillosa gracia.  Rut se casó con Booz, dio a luz un hijo, Obed, y vivió cómodamente.  Sobre todo, llegó a ser una de las bienaventuradas mujeres que formaron parte de la genealogía de Jesuscristo.


TAN PRONTO ALEJADO DEL QUE OS LLAMO POR LA GRACIA DE JESUCRISTO


El apóstol Pablo en Galatas 1:6 dijo, ¡°Estoy maravillado de que tan pronto os hayais alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.¡±  La parte de este versículo que dice, ¡°por la gracia¡± significa que a pesar de nuestra obra o esfuerzo, Dios nos dió la salvación a manera de regalo, sin precio.  La parte del versículo que dice, ¡°tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo¡± es la conclusión a la historia de Elimelec, Mahlón y Quelión quienes dejaron Belén en tierra de Cannán, cuando llegó el hambre.  Además, en Lucas capítulo 15 del Nuevo Testamento, la historia del hijo prodigo que dejó la casa de su padre para satisfacer sus propios deseos, calza aquí también.

Antes que los israelitas se establecieran en la tiera de Canaán, trabajaron como esclavos de Egipto por mucho tiempo.  Se escaparon de Egipto, y vagaron por el desierto durante 40 años.  Luego pasaron por muchas batallas, hasta que por fín pudieron habitar en tierra de Canaán.  Pero aunque ellos lograron llegar a la tiera de Canaán después de pasar muchas dificultades, la familia de Elimelec dejo Belén ante una breve hambre.  Ese historia nos ilustra lo rápido que nosotros dejamos a Dios quien nos llamó por la gracia de Jesucristo.

Mientras el hijo prodigo permaneciera en la casa de su padre, recibiría la bendición de todo lo que había en casa de su padre por medio de su gracia.  Pero él mal-entendió y creyó que podía hacer algo bueno por sí mismo.  Por eso dejó la casa de su padre y se fue lejos a una provincia apartada donde trato hacer algo por sí mismo.  Pero al final, tuvo que acudir hasta a una porqueriza para alimentarse.  Cuando el hambre llego, la familia de Elimelec se entregaron al insensato pensar de que, ¡°Sería mejor irnos a tierra de Moab que permanecer en Canaán.¡±  De igual manera, la razón por la que seguimos cayendo en destrucción es que continuamente tratamos hacer algo por nosotros mismos, a pesar de que lo unico que en realidad podemos hacer es recibir la bendición por medio de la gracia de Dios.  Mientras tratamos hacer algo por nosotros mismos, debemos comprender que lo que estamos haciendo en realidad es alejarnos del Dios que nos llamó por la gracia de Jesucristo, y volviéndonos a un evangelio distinto.

Dios, antes de enviarnos a Jesucristo, primero nos dio la ley.  Dios nos dio promesa por medio de la ley de que cualquiera que la cumpliere a cabalidad recibiria bendición.  Pero, si se incumple un solo artículo de la ley, se recibirá maldicion.  No hubo quien recibiera bendición bajo las condiciones de la ley, ya que nadie podía guardar la ley perfectamente.  Hasta el mismo Moises, que fue quien recibió la ley de Dios, quebrantó la ley, también el rey David quebrantó la ley...  La ley fue dada unos 1,500 años antes de la venida de Jesús.  Ni antes, ni despues de Jesús hubo quien pudiera cumplir la ley perfectamente.  Dios ya lo sabía.  Por esto fue que Dios habia provisto proveer la salvación gratuitamene, a manera de regalo, por medio de la gracia de Jesucristo sin tener que ver con nuestras obras.  Es decir, nos dió la salvación por medio de Jesucristo, sin costo.

A través de sus viajes misioneros, Pablo predicaba el evangelio de la gracia diciendo, ¡°Somos salvos no cumpliendo la ley, ni por la circumcisión, ni por precio alguno, sino por medio de la gracia de Jesucristo.¡±  Desafortunadamente, algunos en Galacia rápidamente se apartaron de Jesucristo y se aceptaron un evangelio diferente.  La ¡®gracia¡¯ significa un dón, un regalo obtenido sin pagar, algo no es la paga del trabajo ni el esfuerzo.  Tomemos por ejemplo este tipo de pensamiento, ¡°Por supuesto que recibí el perdón de pecados por medio de la sangre de Jesucristo, pero todavía tengo que hacer algo por mi vida de la fe.¡± O quizás, ¡°Por supuesto, no soy perfecto, pero todavía debo tratar cumplir la ley lo mejor que pueda.¡±  Esta equivocada manera de pensar busca establecer la justicia propia. Por eso fue que el apóstol Pablo dijo, ¡°Estoy maravillado de que tan pronto os hayais alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.¡±

Si pudiéramos ser justificados cumpliendo la ley perfectamente, no habría habido razón de que Jesús tuviera que ser crucificado en la cruz.  Jesucristo mismo, el Salvador, era el mensaje que de parte de Dios se nos daba diciéndosenos que Dios había rechazado las justicias humanas.  La salvación no se puede lograr por medio de ninguna obra o esfuerzo humano.  Por eso, Dios proveyó un camino diferente a la salvación el cual excluye la obra y el esfuerzo humano.  ¡®Gracia¡¯ significa que debemos recibirlo sin paga.  Sin embargo, muchos quieren agregar sus obras a la de Cristo para poder recibir la bendición de Dios.  De manera que cualquiera que sea el resultado, no es de pura gracia.
Si se nos requiriera obrar o trabajar por obtener la bendición, habrían muchos dispuestos a trabajar por ella.  Sin embargo, no muchos están acostumbrados a recibir una bendición sin tener que pagar por ella ni esforzarse porque la mayoría de la gente es engañada por Satanás.  Dios nos presenta dos maneras a la salvación ante nosotros.  La primera es por la gracia de Dios a través de Jesucristo sin obra ni esfuerzo propio.  La otra es cumpliendo la ley perfectamente.  No podemos alcanzar a Dios por medio de la justicia que se logra por medio de nuestros esfuerzos y obras.  Asi es que Dios nos quiere dirigir hacia su gracia y hacernos permanecer allí.  Sin embargo, muchos dejan la gracia y se vuelven a las obras.  Significa que prefieren trabajar por su salvación en vez de recibirla a través de su gracia.  Quienes hacen así son como el hijo prodigo quien dejó la casa de su padre y al final terminó en una porqueriza.  Igual a Elimelec quien dejó la tierra prometida y se fue a los campos de Moab.  Cuando el hijo prodigo dejó la casa de su padre, el creyó que todo le iría bien.  Asi tambien, Elimelec pensó que su vida estaría bien al dejar la tierra de Canaán.  Las vidas de ellos fueron trágica y totalmente arruinadas.  Hoy en dia también, muchos están bajo el engaño de pensar que ellos también estaran bien siempre y cuando oren, y se esfuerzen por vivir una vida recta.  Por causa de esta equivocación, ellos se alejan de la gracia de Jesucristo.

Debemos habitar bajo la gracia de Dios en vez de querer presentar nuestro esfuerzo u obra.  Ciertamente muchos dirán en aquel dia, ¡°Señor, Señor, ¢¯no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?¡± (San Mateo 7:22)  Ellos fueron de los que habían abandonado la gracia de Dios.  Tienen mucho que decir de lo que ellos habían hecho por el Señor, pero nada que decir de lo que Jesucristo ha hecho por ellos.  El Señor tendrá que decirles , ¡°¢®Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad!¡±  A pesar de que vivir la vida de la fe es algo muy sencillo, hay muchos que batallan por vivir una vida de fe, todo porque no saben como recibir la gracia de Dios.  Esta es la verdad que la Biblia nos enseña.  La casa de Elimelec fue arruinada quedando solamente tres viudas.  Sin embargo, cuando regresaron a tierra de Canaan, Dios les proveyó con una hermosa familia, abundancia de comida y una vida de abundancia también.  Así también, la manera en que nosotros podemos vivir una vida de bendición es regresando a la gracia de Dios.  Tal como lo dice Galatas 1:6, la persona que deja a Dios es aquella que fue llamada a la gracia de Jesucristo pero se vuelve hacia otro evangelio.  Es decir, es aquel que trata lograr la bendición por medio de su propia obra en vez de recibirla por gracia.  El ¡®otro evangelio¡¯ al que aqui se refiere es a la doctrina o enseñanza que nos lleva hacia la obra o al esfuerzo personal.  Debemos desechar el pensamiento de que trataremos hacer algo por nosotros mismos, y mas bien cometernos a la gracia de Dios con una mentalidad que dice, ¡°traté lo mas que pude, pero no puedo.  Aunque me quisieras castigar o destruir, no tengo nada que pueda decir.  Solamente ruego por tu misericordia, Señor.  Solamente así puedo tener vida eterna.¡±  La Biblia nos enseña que es en ése momento que Dios nos bendice y restaura todas las cosas.


Contenidos