14. El Señor es mi Pastor

Nada me faltará

 

David oraba, ¡°El Señor es mi Pastor , nada me faltará ¡° ( Salmo 23:1).

Muchos aman y memorizan los Salmos de David y los cantan como una canción. Pero cuando pregunto, ¢¯realmente no le falta nada? Muchos de ellos responden : Qué....!Algo me falta. Estoy necesitado de muchas cosas, como otros yo cantaba el Salmo 23, y estaba impr-esionado, aún cuando yo lo leía y lo memorizaba. Cuando yo buscaba dentro de mí mismo, para ver si estaba necesitado o no, yo encontré que estaba actualmente necesitado de muchas cosas, aunque el Señor era mi Pastor.

En el Salmo 23, David dijo que él no estaba necesitado, no porque él era un Rey que poseía muchas cosas, sino porque el Señor era su Pastor. Yo he sido limpiado de mis pecados y Dios es mi Pastor. Así como David, yo no debería estar necesitado de nada. Pero yo estoy necesitado de muchas cosas. La Biblia dice que alguien cuyo Señor es el Pastor no estará necesitado. Y el Señor, seguramente es mi Pastor. ¢¯Por qué estoy entonces yi necesitado de muchas cosas? Es un error de la Biblia o de mi mismo. Yo a menudo canto sin poner atención, ¡°El Señor es mi Pastor, nada me faltarᡱ, pero nunca me detengo a pensar, si estoy neceistado o no.  Entonces, encuentro que yo era guiado por alguna cosa, que era contrario a las escrituras y no era la palabra de Dios. Satanás engaña a los hombres a través de muchas circunstancias. Así que ellos piensan contrario a la palabra de Dios.

Dios dijo a Adán en Génesis 2:16-17 : Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: ¡°De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás¡±.

Dios mandó a Adán no comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, pero Satanás apareció a Eva y la engañó diciendole : (Génesis 3: 4-5) ....Entonces la serpiente dijo a la mujer : No morirés; sino que sabe Dios que el día que comaís de él, sarán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y del mal.

Cuando Eva escuchó la voz de Dios y más tarde la de Sata-nás, fue más convincente y ella comió del árbol del cono-cimiento del bien y del mal, sin ninguna sospecha. Ella creyó que sería como Dios, por comer del fruto de ese árbol y por que iban hacer abiertos sus ojos. Esto no era su propio pensa-miento, Satanás lo había puesto en su corazón, de la misma manera que había puesto el conocimiento en Judas Iscariote, para traicionar a Jesús. El coloca muchos obstáculos en nuestro sendero y utiliza muchos engaños para extraviarnos de la Palabra de Dios.

Usted puede recordar, como Lázaro tuvo una enfermedad fatal y cómo María y Marta, mandaron a llamar a Jesús. El cual dijo, esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios.. Cuando María y Marta escucharon la palabra de Jesús, ellas creyeron que la enfermedad no era para muerte sino para la gloria de Dios. Lo que fue requerido, era esperar en la pal-abra de Jesús con Fe. Al principio, ellos se sintieron aliviados, pero cuando el tiempo pasó, ellos miraron las circunstancias y vieron que la enfermedad de Lázaro, estaba empeorando, a pesar de que Jesús había dicho que su hermano se recobraría, pero ellas creyeron que él iba a morir. Así María y Marta creyeron que su hermano moriría bajo esas circunstancias.  Al final, Lazaro murió y su cuerpo comenzó de decaer y luego a descomponerse. Pero el Señor vino y dijo: ¡°Lazaro no esta muerto, esta durmiendo, él vivirá de nuevo¡±.

¡°María y Marta respondieron Nosotras creemos que él, vivirá de nuevo en la resurrección de los muertos¡±.

La actitud de ellas nos muestra como no tenían fe en el Señor. Nosotros a menudo nos encontramos dominados por las propias circunstancias, más que por en la palabra de Dios, de tal manera que caemos en desesperación.

La fe en DIos

Una actitud como la de María y Marta hacia la salvación es fatal. Los hombres son atrapados en las circunstancias tan fuertemente, que ellos no aceptan el Evangelio por la fe.

¡°Cada capítulo de los 66 libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, estan escritos para guiarnos a conocer, que la preciosa sangre de Jesucristo nos limpió de todos nuestros pecados, y que nos hace santos y justos, para que así nosotros podamos venir ante Dios sin ningún obstáculo.            

¡°Añade : y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.  (Hebreos,10: 17 ).

¡°Quien acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que jusfica. Quién, es el que condenará? Cristo es el que murió, y más aún El que resucitó, el que además esta a la diestra de Dios, y él que también intercede por nosotros. (Romanos 8:33-34)

¡°Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: aunque vuestros pecados sean como la grana, como la hierba serán emblanquecidos, aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana¡± (Isaías 1:18)

¡°Yo deshice como una nube tus rebeliones y como a una hierba tus pecados, vuelvete a mí, porque yo te redimí¡±.

A pesar de lo que Dios dijo acerca de haber perdonado los pecados del hombre, Satanás trabaja de muchas maneras para hacer sentir al hombre como si ellos fueran aun pecadores. Su método es hacernos creer que somos pecadores, cuando nosotros pecamos, aún sabiendo que la Biblia dice que nosot-ros no tenemos pecado y que somos justos.

Satanás engaña al hombre en hacerle creer que sus pecados no han sido perdonados y que pueden a ir ante Dios, por ellos mismos y hace que caigan en condenacion. Nosotros tenemos que escoger entre la verdad de la Palabra de Dios o mirar a nuestras circunstancias y escuchar la voz de Satanás. Cuando nosotros percibimos la voluntad de Dios y la aceptamos en nuestro corazón, nosotros seremos transformados en hombres de fe y creeremos en la promesa de Dios, a pesar de nuestras circunstancias.

¡°El Senor es mi pastor, nada me faltara¡± dice la Biblia. Pero nosotros tenemos muchas necesidades. Por esa razón, yo pienso, que es correcto, la Palabra de Dios o las circunstancias de mi vida, después de que fui salvo.

Desde el año 1962 cuando recibí la salvación, puedo reco-rdar que Jesucristo me ha guiado como mi pastor. Día a día he confrontado muchos problemas y he sido sorprendido por muchas preocupaciones, sin dinero, sin sabiduria y sin habi-lidad para resolver las problemas. Cuando pienso acerca de los últimos 30 años, encuentro muchas dificultades, pero sé que Dios me ayudara y me liberara de las crisis. Aunque pienso que soy pobre y que tengo muchas debilidades, nunca dejo de predicar el evangelio y rechazo ver las circunstancias.

Me siento muy agradecido por que Dios me ha permitido terminar con gran éxito los campamentos de verano y los retiros de invierno, de las Asambleas Evangelísticas, en las grandes ciudades, sermones en la radio, las publicaciones, y los edificios para centros de entrenamiento. Cuando recuerdo que no ha existido una sola vez en que yo tenga una necesidad y él no me la supla, he podido ver que Dios me ha hecho necesitar de todas estas cosas, para que recuerde que: ¡°el Señor es mi pastor neda me faltara¡±.

¢¯Que me ha hecho pensar que he sido un necesitado de muchas cosas en el pasado?

Esto ocurrió porque Satanás me quería engañar, hacién-dome ver mis debiliades y así poner mi mirada en las circun-stancias.

Satanás me hizo infeliz y me llenó la mente de deseos. Cuando las cosas no ocurren de acuerdo a mis deseos, siempre me considero necesitado.

Satanás nos engaña haciéndonos pensar que nosotros somos débiles y que no podemos hacer nada, pero he estado libre de esos pensamientos desde el día en que he seguido la palabra de Dios.

¡°Nada me faltara..... El Señor es mi pastor¡±.

Cuando soy capturado por estos pensamientos, ¡°No puedo hacer nada porque ¡°soy muy débil¡± , pero cuando empiezo a realizar alguna cosa, creo que no puede tener ninguna neces-idad, debido a la promesa de Dios.

¡°La fe en Dios es creer en la palabra de Dios y no mirar las circunstancia¡±.

Si nosotros creemos ¡°Yo no tengo necesidad porque el Señor es mi pastor¡±, El tomara cuidado de todas nuestras cosas. No reconociendo que me esfuerzo y lucho por no ser libre de mi debilidad e ignorancia. Debido a la maravillosa ayuda de Dios, sin mi esfuerzo todas las cosas han resultado bien.

No ha sido porque mi voluntad, es más fuerte que la de otras personas, por lo que yo he servido a Dios, sino porque el señor me ha mantenido por su Gracia. Si yo permanezco por mi mismo, seré engañado por Satanás, y seguramente caeré, perdiendo mi fe y viviendo en aflicción en este mundo.

Cuando Dios se ha vuelto mi Pastor me provee todo lo que yo necesito y me mantiene para poder permanecer en la fé.

Entre las agues de reposo

 

¡°En lugares de delicados pastos me hará decanzar, junto a aguas de reposo me pastoreara¡± ( Salmo 23-2)

Dios mi Pastor, ha menudo me da descanso, me arrodillo y miro a Él con fe en el corazón, cuando mis problemas han sido como una montaña. He podido descansar conociendo que el Señor resolverá todos mis problemas.

Bajo cualquier circunstancia, cuando recuerdo que Dios puede hacerme reposar en pastos verdes y guiarme a aguas de reposo, puedo tener un corazón alegre y gozoso. Al saber que el señor siempre me ayudará, me mantendrá y me dará descanzo, dentro de mi corazón.

Cuando yo descanso en el pecho de Dios, estoy siempre gozoso y tengo paz en el corazón. Esto no es porque no tenga ninguna dificultad o sufrimiento, sino porque el Señor me ha dado un corazón para descansar y así estar alegre en medio de las aflicciones. Esto ha sido debido a la fe en que Dios es mi Pastor y que él me hace descansar en pastos verdes, guián-dome hacia aguas de reposo.

Por amor de su nombre

 

¡°Confortara mi alma, me guiara por sendas de justicia por amor de su nombre¡±. ( Salmo 23 :3)

Dios a menudo me da el deseo para leer su palabra y me da el entendimiento cuando yo la leo. Él me da el deseo para orarle. Siento que mi alma ha sido totalmente restaurada cuando le oro a Él, y creo que Dios cumplirá lo que Él ha prom-etido. Esto es justo como los vegetales en tierra seca, restau-radas a la vida cuando reciben las lluvias. Similarmente Dios a menudo me anima, restaura mi alma y me guía en el sendero de la justicia por amor de su Nombre, y cuando estoy también desanimado y desesperado.

Algunas veces los hermanos que se unen al ejército me preguntan ¡°Pastor, como podemos guiar nuestra vida de fe cuando estamos en el período de servicio ¡±. 

Les he constestado: ¡°Primero que todo reconozcan que ustedes son hijos de Dios, antes de predicar el Evangelio. Permitan que ellos conozcan que no solamente son miembros la de Iglesia, sino que son hijos de Dios que han nacido de nuevo. Si ellos conocieran que ustedes son hijos de Dios, entonces Dios cuidará de ustedes. Él los guiará por el amor de su nombre aunque ustedes no sean responsables o no hablen bien, ellos serán avergonzados de su comportamiento cuando conozcan que ustedes son hijos de Dios¡±.

Nosotros a menudo olvidamos que Dios toma cuidado de nosotros. Y somos entonces capturados con ideas tales como: ¡°Qué pasa si yo no hago el bien después de empezar a predicar, que haré yo¡±. Cuando todos conozcan que ustedes son hijos de Dios, Dios les guiará de tal manera que ustedes puedan pred-icar el evangelio a todos los hombre por amor de su nombre.

Durante mis días en el servicio militar, no era más diligente o prominente que otros, sin embargo Dios me guiaba al venir ante mí, para mostrarme lo que yo era para Él. Él nos guía en los senderos de justicia por amor de su nombre..

En valles de sombras de muerte

¡°Aunque ande en valle de sombras de muerte, no temeré mal alguno porque tú estarás conmigo, tu vara y mi cayado me infundirán aliento¡±. (Salmo 23:4)

David dijo : ¡°Aunque yo ande a través de sombras, de muerte, yo no temeré mal alguno¡±. Pero nosotros temblamos de miedo cuando entramos en el valle de muerte, observemos esta parte. Cuando David se encontraba con animales feroces, tales como leones, osos, etc., por vez primera mientras cuidaba las ovejas de su padre, trató de correr por miedo. David sin embargo dijo : ¡°Yo lo capturaré, lucharé y mataré al oso¡±. Mie-ntras lo amarraba a un poste, David atacaba a un león y regresaba luego para golpearlo y así le derrivaba. David sabía que no por él, porque no era fuerte, sino porque Dios estaba con Él. Supo que Dios estaba con él, aunque caminara por valles de muerte. Porque él experimentó muchas cosas, él pudo ir hasta donde Goliát sin ningún miedo, pero Dios nos mant-iene como lo hizo con David, nosotros a menudo estamos sum-ergidos en el temor. Lejos de caminar a través del valle de muerte, nosotros estamos evitando tales cosas. Así nosotros no tenemos la oportunidad de experimentar que Dios está con nosotros.

Aunque Dios nos mantiene como lo hizo con David, somos sumergidos por las preucupaciones. Lejos de caminar por el valle de muerte, nosotros evitamos tales cosas.

Aunque una persona Haia sido limpiada de su pecado por la preciosa Sangre de nuestro Señor y Haia nacido de nuevo, puede poseer fe sin temor, aunque él camine a través del valle de sombra de muerte puede experimentar la protección de Dios, esto es la voluntad de Dios. Por más que nosotros teng-amos experiencia, por más que nosotros conozcamos que Dios nos mantiene, Dios no remueve las cosas feas, sino que nos hace experimentar la protección de Dios, para guiarnos a través del valle de muerte.

Es porque nunca he caminado a través del valle de muerte que yo me preocupo y estoy en desacuerdo aún cuando Haia nacido de nuevo.

  

Si nosotros conocieramos la maravillosa Gracia de Dios y continuamos experimentándola podemos caminar en el valle de muerte y seremos hombres de fe como David. Después de que nosotros pasamos a través de la crisis de la muerte y la aflicción, encontramos que esto no fue sino una oportunidad para experimentar la protección de Dios, e iremos fuertemente hacia adelante, con fe como David. Nosotros amamos leer las palabras del Salmo 23, y cuando esta sea cumplida en nuestra vida por medio de la fe, podemos vivir una vida maravillosa.

¡°Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores, unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebozando¡±.

Dios nos preserva con la preciosa promesa. Sinceramente deseo que estas palabras mejoren profundamente nuestros corazones. Así que una persona nacida de nuevo pueda cantar esta canción, como una confeción de fe hacia Dios.